count=
vanalytics=
visitas=
clicks=

‘Infraestructura, un frente que asumimos con rigor y seriedad’

La directora de la ANLA señala que las nuevas tecnologías amigables con el medio ambiente no son garantía para los ecosistemas ...
Claudia Victoria González Dir ANLA. / Foto ANLA
Claudia Victoria González Dir ANLA. / Foto ANLA

En diálogo con Infoestructura, la directora de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales,  Claudia Victoria González, explicó la situación por la que atraviesa la entidad en torno a los temas de infraestructura. Gonzáles dio parte, paso a paso, de los procesos de entrega de licencias a proyectos de gran envergadura para Colombia y cómo la entidad ha estado al tanto del desarrollo de las obras.

¿Cómo mantener ese equilibro entre protección del medio ambiente y desarrollo?

Las licencias ambientales fueron creadas por la ley 99 del 93 para lograr el equilibrio entre los dos temas, que para nosotros se sintetizan en una sola idea: desarrollo sostenible.

Los inversionistas siguen creyendo en la economía colombiana y en el licenciamiento. Un informe de la oficina de Planeación de la ANLA muestra que hasta el 30 de junio de 2017 la entidad tenía 557 solicitudes de licenciamiento y en evaluación. Entre ellas, 250 ingresaron en el primer semestre de este año, nos pronunciaremos sobre varias en las próximas semanas.

¿Cuántos permisos ha expedido la ANLA para el desarrollo de proyectos de infraestructura en el último año?

Las solicitudes para vías 4G, puertos y aeropuertos suman 40 en el primer semestre. Le sigue energía, generación y transmisión con 21, hidrocarburos con 19 y el sector de minería con 4. Adicional a ellos, tenemos en el sector de agroquímicos 166 solicitudes y es importante precisar que la ANLA solo licencia los proyectos de gran minería.

¿Qué requisitos debe cumplir un concesionario para desarrollar un proyecto?

Todos los trámites ante las autoridades ambientales, tanto la nacional como las regionales, pueden hacerse a través de la Ventanilla de Trámites Ambientales (VITAL) que puede encontrar en la web de la entidad www.anla.gov.co. A través de este canal virtual  se pueden hacer unos 58 trámites como la solicitud de audiencias públicas, solicitud de licencias, trámites y permisos, concesión de agua superficial y subterránea, vertimientos y beneficios tributarios.

En la web de la ANLA hay una sección llamada el ABC del licenciamiento ambiental donde los lectores pueden encontrar el proceso de licenciamiento. El trámite se resume en: registrarse en VITAL, solicitar pronunciamiento de la autoridad competente sobre la necesidad del Diagnóstico Ambiental de Alternativas (DAA), elaboración del estudio ambiental requerido, solicitar la liquidación por el servicio de evaluación, presentar el estudio ambiental del caso, asistir a una reunión de verificación preliminar de documentos, notificarse del auto de inicio de evaluación de la solicitud, hacer los ajustes que pida la autoridad y notificarse de la decisión final de la autoridad.

¿Cómo se mitiga el impacto ambiental de estas construcciones?

En el caso de la infraestructura, lo que se busca es que las construcciones no alteren los servicios ambientales que prestan los ecosistemas, desde el inicio de las obras hasta la entrada en operación del proyecto.

Las evaluaciones se realizan teniendo en cuenta los usos del territorio, los proyectos de desarrollo tanto nacional, regional y local. Se verifica la oferta y demanda de recursos naturales y la capacidad de resiliencia de los ecosistemas.

Los impactos varían de acuerdo a la naturaleza de la obra y la región en la que se ubica. Sin importar cuál sea la construcción, la ANLA establece a las empresas estrictos controles de monitoreo y seguimiento que le permiten identificar si se generan impactos no previstos o si se requieren medidas de manejo adicionales.

¿Cómo se garantiza que los proyectos cumplen con los requisitos de la ANLA?

Esa labor la hace la entidad desde que evalúa la licencia del proyecto y todas sus fases construcción, operación y desmantelamiento. Es a través de las licencias ambientales que se hace ese control. Primero, antes de que se otorgue la licencia, si es el caso, la autoridad realiza una audiencia para solicitar la información adicional que requiera para tomar la decisión sobre la viabilidad ambiental del proyecto. Una vez otorgada la licencia se hace un seguimiento con la frecuencia y la rigurosidad técnica que requiera.

Hay un factor de control importante para la autoridad y es la comunidad. Las empresas están obligadas a socializar los proyectos con comunidades, entidades públicas y privadas durante la elaboración del estudio de impacto ambiental, adicionalmente deben trabajar la evaluación de impactos ambientales con las comunidades y presentarles las medidas de manejo, aspecto que se verifica durante la visita de evaluación de la licencia.

Adicionalmente, las audiencias públicas ambientales son un excelente mecanismo de participación. Este año se han hecho cinco y vamos para la sexta. Son la de Termopaipa, Unidad funcional 1 vía Villavicencio – Cumaral - Yopal, Rubiales, mina de caliza de Cemex y Ataco (Tolima), relacionadas con minería de aluvión. Se aproxima la del proyecto “Área de Perforación Exploratoria Marteja”, sobre la cual están interesados municipios como Barrancabermeja, El Carmen de Chucurí y San Vicente de Chucurí. Esta programada para el 1 de septiembre.

Claudia Victoria González Dir ANLA. / Foto ANLA

Claudia Victoria González Dir ANLA. / Foto ANLA

¿Qué criterios tiene en cuenta la Anla para dar su aval a un proyecto?

La entidad evalúa los impactos ambientales del proyecto sobre el componente biótico, es decir organismos vivos; abiótico, que tiene que ver con el clima, la geología y la geografía; y social, donde se evalúa cómo los proyectos pueden impactan el diario vivir de las personas, si el proyecto está en capacidad de prevenir, mitigar o corregir los impactos que se generan, la capacidad del medio ambiente para asimilar esos impactos, así como la valoración económica de los mismos en términos de bienes y servicios ambientales.

El componente de regionalización de la entidad ha venido haciendo estudios juiciosos sobre cómo los impactos de las actividades reguladas y no reguladas interactúan sobre el territorio, si se requiere generar alertas a las autoridades ambientales regionales o establecer medidas adicionales para cumplir con el objetivo misional del desarrollo sostenible.

¿Qué proyecto actualmente no se ha podido desarrollar por no cumplir los criterios de la ANLA?

Varios, entre ellos el proyecto hidroeléctrico de Cañafisto, los bloques de perforación petrolera Muisca y Garza. Adicionalmente, así se otorgue la licencia se establecen restricciones en la misma como en la mina de Payandé, en Campo Rubiales, y de manera general en todas las licencias que se otorgan a través de las zonificaciones ambientales.

También, se han archivado los proyectos como el de la vía Plato - Zambrano por deficiencias en los estudios. Realmente son muchos los proyectos que han tenido restricciones, nosotros somos muy juiciosos en el ejercicio de la autoridad y en el cumplimiento de nuestro objetivo misional.

¿Cómo ve el uso de nuevas tecnologías y materiales amigables con el medio ambiente?

Es positivo desde el punto de vista de la innovación. Sin embargo, me llama la atención, al igual que a académicos y ambientalistas, que el hecho de que la tecnología sea nueva o lleve la etiqueta de amigable con el medio ambiente no necesariamente no impacta los ecosistemas.

En la ANLA apoyamos al Ministerio de Ambiente en la elaboración de los términos de referencia para la utilización de energías renovables y los incentivos que se requieren para lograr el desarrollo de las mismas. Es un frente nuevo que hemos asumido con el rigor y la seriedad que corresponden.

Más protagonistas

Categorías
Protagonistas
Publicar comentario
Ver comentarios
Sin comentarios

Escribe un comentario

*

*

X