count=
vanalytics=
visitas=
clicks=

Navegación fluvial y competitividad: un asunto de primera línea

Édgar Higuera, Gerente de Logística, Transporte e Infraestructura de la ANDI, explica qué pierde Colombia debido al bajo aprovechamiento del multimodalismo...
edgar higuera
Édgar Higuera, Gerente de Logística, Transporte e Infraestructura de la ANDI. Foto: ANDI
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterEmail to someone

Aunque se han realizado esfuerzos por disminuir los costos, el costo total logístico sobre las ventas en Colombia prevalece como uno de los más altos en la región al alcanzar el 15%, mientras que el promedio de los países de la OCDE es del 6%. Esta evidencia pone de manifiesto la necesidad de emprender, colaborativamente, tareas que hagan más eficiente a la cadena del transporte y desemboquen en estrategias que disminuyan el costo logístico a un dígito.

Actualmente la matriz modal muestra que la carga es movilizada, principalmente, por vía terrestre (cerca de 135 millones de toneladas que representan el 73% del total), mientras que tan solo el 1% es movilizada por la red fluvial (2 millones de toneladas, la mayor parte a través del río Magdalena). No obstante, la carga dedicada al río ha venido incrementándose sucesivamente desde el año 2013 en un promedio anual de 18%.

Si de costos se trata, en términos comparativos el transporte fluvial es menos costoso, pues en una ruta de más de 1.000 kilómetros (como por ejemplo Bogotá – costa Atlántica) puede alcanzar los USD$840/TEU mediante un esquema de transporte multimodal fluvial – carretero. Si se transporta únicamente en modo carretero alcanza los USD$1.800/TEU. Además, en materia ambiental, la intermodalidad fluvial reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en cerca de 56%.

Todo lo anterior lleva a inferir que los desarrollos orientados a hacer costo-eficiente la operación de transporte de carga generan el impulso suficiente para concentrar las iniciativas de desarrollo fluvial orientadas a la competitividad del sector y el país.

Río Magdalena

El río Magdalena es vital para el desarrollo del transporte multimodal.

Dado el bajo aprovechamiento del multimodalismo y específicamente en lo que se refiere a la articulación con el transporte fluvial, se estima que la perdida de eficiencia vía costos es cercana a los 400.000 millones de pesos al año –con el correspondiente impacto sobre la competitividad país–, una cifra que encuentra sustento en la posibilidad de asignar el 30% de la carga que hoy se mueve por el corredor de la costa Atlántica con destino a Bogotá, Antioquia y Santanderes a operaciones sobre el río Magdalena (3 millones de las aproximadamente 9,4 millones de toneladas registradas en el 2016), multiplicado por el promedio del costo tonelada por kilómetro en el corredor.

El potencial de movilización de carga por el río Magdalena alcanza los 5 millones de toneladas por año y todavía hay espacio para crecer, siempre y cuando se garanticen la navegabilidad y la operación desde Barrancabermeja en adelante.

Finalmente, reviste de preocupación la caducidad y liquidación del contrato para la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena, declarada por Cormagdalena, debido a que las obras entre Barrancabermeja (Santander) y Puerto Salgar (Cundinamarca), no solo se postergan sino que hay importantes impactos para la competitividad del sector productivo.

Se prevé que la navegabilidad completa del río esté lista para el año 2023 y, adicionalmente, el principal efecto radica en que si pasan más de tres años sin que se active todo el proyecto, las expectativas de competitividad por demora equivaldrían a un billón de pesos por año, en materia de operación.

Por: Édgar Higuera, gerente de Logística, Transporte e Infraestructura de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

Categorías
Opinión
Publicar comentario
Ver comentarios
Sin comentarios

Escribe un comentario

*

*

X