count=
vanalytics=
visitas=
clicks=

Vías para una Colombia en paz

El Gobierno está trabajando en una estrategia cuyo propósito es destinar cerca de $1,3 billones a vías terciarias. ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?...
Ana Carolina Ramírez, directora de Asuntos Económicos de la CCI.  Foto / CCI
Ana Carolina Ramírez, directora de Asuntos Económicos de la CCI. Foto / CCI

Por: Ana Carolina Ramírez, directora de Asuntos Económicos de la CCI.

El plan de inversión en vías terciarias estará enfocado, principalmente, en actividades de mantenimiento rutinario, aunque en algunos casos las obras considerarán la construcción de soluciones durables. De acuerdo con lo planteado por la Alta Consejería para el Postconflicto, la estrategia se ejecutará en dos etapas con un alcance esperado de 11.650 km a construirse a lo largo de todo el territorio nacional.

Los recursos para acometer estos trabajos saldrán de la liquidación de los fondos para ciencia, tecnología e innovación que los departamentos habían constituido en el marco del Sistema General de Regalías. Según los cálculos del Ministerio de Hacienda, esos recursos ascienden a los $1,3 billones que se requieren para financiar el programa.

Para concretar la disponibilidad financiera del proyecto, es necesario tramitar ante el Congreso un acto legislativo que permita el cambio de uso -por una sola vez- a las regalías dispuestas para ciencia, tecnología e innovación. Esta modificación está incluida dentro de la agenda legislativa que el Gobierno pretende gestionar en el denominado fast-track.

Ahora bien, las dos etapas consideradas para la estrategia se componen de la siguiente manera: la primera, pretende atender a 51 municipios con una cobertura estimada de 2.550 km y una inversión equivalente a $60.000 millones, donde parte de los recursos saldrán del Presupuesto General de la Nación, a través de la adición que se encuentra en trámite para la vigencia 2017. El único criterio para seleccionar los municipios se basó en aquellos donde el conflicto armado se dio con mayor intensidad. A la fecha, las ciudades ya se encuentran identificadas y se está tramitando la firma del convenio entre la alcaldía y la Nación a través de la recién creada Agencia Nacional para la Renovación del Territorio.

Vale la pena mencionar, que sobre esta primera fase se trabajará con las Juntas de Acción Local (JAL), pues con ellas se llevarán a cabo la ejecución de las obras. Esto se hace, principalmente, con el objetivo de crear empleo en las regiones donde se realicen las intervenciones.

La segunda etapa comprende el resto de los municipios del territorio nacional y tiene una cobertura estimada de más de 8.000 km para una inversión de alrededor de $1,2 billones. A diferencia de la fase uno donde todas las intervenciones estarán orientadas a actividades de mantenimiento rutinario, en esta etapa se considerará la ejecución de algunas obras durables.

Al igual que en el primer caso, en este punto la estrategia también tendrá un sesgo a seleccionar municipios en zonas de mayor conflicto. Sin embargo, los proyectos serán adjudicados a través de procesos de selección competitivos. Para esto, la Alta Consejería para el postconflicto, el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Contratación, entre otros, trabajan en la estructuración de un pliego-tipo que garantice transparencia en la selección de los contratistas.

La idea es que el uso del pliego sea obligatorio en los proyectos en esta etapa, para lo cual deberá ser incluido como condición para el uso de los recursos en los convenios que se firmarán con los municipios, aunque sería ideal que este requisito se incluyera en la modificación de ley que debe tramitarse para viabilizar los recursos.

Dado que esta estrategia se financiará con recursos del sistema general de regalías la figura institucional de los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (Ocad) sigue vigente y es en ese espacio donde se realizará la selección de los proyectos.

Primeras reacciones

Aunque la estrategia tiene varios elementos positivos, vale la pena mirarla con ojo crítico porque es una cuantía muy importante de recursos los cuales deben invertirse de la mejor forma posible. Partiendo de esta premisa, el gremio tiene algunas preocupaciones sobre la puesta en marcha de este plan.

Estudios y diseños

Experiencias del pasado indican que adelantar este tipo de obras sin un mínimo de diseños no es una buena idea, sobre todo a la hora de garantizar la eficiencia de la inversión.

Mantenimiento

La cofinanciación de las vías terciarias por parte de la Nación siempre ha suscitado el debate sobre a quién le corresponde mantenerlas

Disponibilidad de recursos vs. pertinencia de las obras

Aunque en el agregado el programa luce muy atractivo por el tamaño de la inversión, es importante mencionar que estos recursos no se totalizarán en una sola cuenta para luego ser repartidos según las necesidades de conectividad de los departamentos y municipios receptores de los beneficios de la estrategia.

*Artículo publicado inicialmente en la Revista Infraestructura y desarrollo de la Cámara Colombiana de la Infraestructura.

Más columnas de opinión

Categorías
Opinión
Publicar comentario
Ver comentarios
Sin comentarios

Escribe un comentario

*

*

X